sábado, 28 de marzo de 2009

Para reírnos un poco

Hola a todos, lo siento por mi ausencia pero he estado muy ocupada en las últimas semanas. Aquí va un poco de humor para comenzar de nuevo.

Era tan, tan...

- Era tan avaro, tan avaro, que no prestaba ni la menor atención.

- Era tan alto, tan alto, que se comió un yogurt y cuando le llegó al estómago ya estaba caducado.

- Tenía la cabeza tan pequeña, tan pequeña, que no le cabía la menor duda.

- Era tan calvo, tan calvo, que no tenía un pelo de tonto.

- Era un cartero tan lento, tan lento, que cuando entregaba las cartas eran documentos históricos.

- Era un coche tan malo, tan malo, que en lugar de matrícula tenía suspenso.

- Era tan distraído, tan distraído, que se pasó dos horas delante del espejo pensando dónde había visto antes aquella cara.

- Era una chica tan mona, tan mona, que sólo comía cacahuetes.

- Era tan lento, tan lento, que compitió en una carrera como único participante
y llegó el último.

- Era tan gorda, tan gorda, que se hizo un vestido de flores y acabó con la primavera.

- Era un niño tan delgado, tan delgado, que aunque iba al colegio le ponían falta.

- Era un río tan estrecho, tan estrecho, que sólo tenía una orilla.

- Tenía un sueño tan pesado, tan pesado, que amanecía debajo de la cama.

- Era tan tímido, tan tímido, que antes de desvestirse le daba la vuelta al retrato de su novia.

- Era un sabio tan despistado, tan despistado, que no inventaba nada porque se le olvidaba.

- Era un verano tan caluroso, tan caluroso, que las gallinas ponían los huevos fritos.

- Era un verano tan seco, tan seco, que las vacas daban leche en polvo.

¿Qué le dijo...?

¿Qué le dijo un árbol a otro árbol?
¡Me parece que nos han dejado plantados!

¿Qué le dijo un calvo a otro?
¡Cuánto tiempo sin vernos el pelo!

¿Qué le dijo la escoba a la aspiradora?
Chica, tú sí que tienes enchufe.

¿Qué le dijo el clavo a la tenaza?
Sácame de este aprieto.

¿Qué le dijo una cebolla a otra?
No entiendo a los hombres, primero nos matan y después lloran.

¿Qué le dijo el elefante a la pulga?
¡Qué pesada eres!

¿Qué le dijo un ciego a otro?
¡Cásate y verás!

¿Qué le dijo la leche al café?
¡Me estás poniendo negra!

¿Qué le dijo la pelota a la raqueta?
Lo nuestro es imposible, siempre me estás pegando.

¿Qué le dijo una pera a otra?
No te desesperes.

¿Qué le dijo el huevo a la sartén?
¡Ya me tienes frito!

¿Qué le dijo un ojo a otro?
Estamos separados por narices.

4 comentarios:

Anuradha dijo...

Hola Albi.
¡¡¡¡que gracia me hancen estos chistes!!!!¡¡¡¡ja ja ja ja!!!!!
El que más me gusta es el de la gallina.je je je je...
bueno, chao

ekam dijo...

Hola Albi.
Que chistes más gracisoso.¡¡¡¡¡ja ja ja ja ja ja ja !!!
Bueno , hasta pronto.

Jacqueline dijo...

La verdad es que son muy buenos,

Besos:

Jacqueline

Ipe dijo...

Hola Albi, yo también me rio mucho con estas ocurrencias... a mi el que más me ha gustado es el de las peras.

Un beso,