miércoles, 3 de junio de 2009

El cambio climático


Causas del cambio climático: el efecto invernadero

La vida se ha desarrollado en la Tierra como resultado de numerosas condiciones que hacen nuestro planeta realmente especial. Una de estas condiciones es el efecto invernadero, proceso natural mediante el cual parte de los rayos solares que llegan a la superficie y luego son remitidos al espacio en forma de calor quedan atrapados en la atmósfera por la acción de ciertos gases, de manera que se retiene un calor del sol que mantiene la superficie de la Tierra a una temperatura adecuada para la vida. El efecto invernadero es por tanto un fenómeno natural que permite la vida en la Tierra, causado por diversos gases que se encuentran en la atmósfera provocando que parte del calor del sol que nuestro planeta refleja quede atrapado manteniendo la temperatura media global en torno a los +15º en lugar de los -18º que presentaría de no existir este proceso.
El efecto invernadero se origina porque la energía solar, al proceder de un cuerpo de muy elevada temperatura, se encuentra formada por ondas de frecuencias altas que traspasan la atmósfera con gran facilidad; por el contrario, la energía remitida al exterior desde la Tierra presenta ondas de frecuencias más bajas al proceder de un cuerpo mucho más frío, por lo que es absorbida por los gases de efecto invernadero. Esta retención de energía posibilita que la temperatura sea más alta, aunque es necesario precisar que finalmente, en condiciones normales, es equivalente la cantidad de energía que llega a la Tierra que la que ésta emite.

Definición de cambio climático

El clima ejerce una enorme influencia en la naturaleza y en nuestras vidas, determinando en gran medida la fauna y flora de cada lugar, la cantidad de agua dulce disponible, los cultivos... influyendo asimismo por tanto en la cultura y los medios de vida de cada región del mundo.
Se denomina cambio climático a la variación global del clima de la Tierra. Tales cambios se produce a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etc.
Por tanto, el cambio climático supone la ruptura de la estabilidad del clima debido a cambios internos o externos en su sistema, bien por causas naturales o debidas a la actividad humana, e implica el paso de un estado climático a otro; además de esta característica, el cambio climático se diferencia de una mera anomalía o fluctuación del clima por su carácter sistemático, al afectar globalmente a todo el sistema climático. Por otra parte, el clima de nuestro planeta nunca ha sido estático: como consecuencia de alteraciones en el balance energético, el clima está sometido a variaciones en todas las escalas temporales, desde decenios hasta miles y millones de años; entre las variaciones climáticas más destacables que se han producido a lo largo de la historia de la Tierra figura el ciclo de unos 100000 años de períodos glaciares, seguidos por períodos interglaciares.
Sin embargo, desde hace más de una década científicos de todo el mundo comenzaron a alertar de que en la Tierra se producía un proceso de calentamiento a un ritmo sin precedentes; el clima siempre ha variado, el problema del cambio climático es que durante el último siglo el ritmo de estas variaciones se ha acelerado mucho, y la tendencia es que esta aceleración sea exponencial si no se ponen medidas. Al buscar la causa de este rápido calentamiento se encontró que existía una relación directa entre el calentamiento global o cambio climático y el aumento de las emisiones de gases con efecto invernadero (GEI) provocadas por las sociedades humanas industrializadas.

Ayudemos a nuestro planeta

El transporte constituye un sector que provoca un considerable aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero, puesto que los combustibles utilizados provienen del petróleo. He aquí algunas pautas que todos podemos seguir para ayudar a reducir estas emisiones, contribuyendo así a crear un mejor futuro para todos.

  • Utilizar más el transporte colectivo, servicio que permite que en el mismo espacio y con un consumo de combustible similar puedan desplazarse multitud de personas.
  • Evitar el uso del coche para distancias cortas, es mejor realizar estos desplazamientos caminando ya que nuestra salud también lo agradecerá.
  • Si se utiliza el coche, es recomendable compartirlo y muy importante tenerlo siempre a punto, ya que un vehículo en mal estado consume una media de un 10% más que uno en buen estado, contaminando asimismo 20 veces más.
  • Cuando sea necesario cambiar de coche debemos elegir el que mejor se ajuste a nuestras necesidades y presente menor consumo, sin prestar excesiva atención al aspecto estético del vehículo.
  • En caso de que no sea posible realizar caminando todos nuestros desplazamientos diarios, es preferible hacerlos en bicicleta, la cual constituye un medio de transporte individual más rápido que andar y contribuye también al mantenimiento de nuestra salud física. Desplazándonos en bicicleta es posible recorrer 5 ó 6 km en 20 minutos, y caminando tardamos 14 minutos en desplazarnos un kilómetro.

Conducir de forma eficiente

Estos son algunos consejos que podemos seguir para conducir de forma más eficiente, generando así una menor emisión de gases contaminantes de efecto invernadero a la atmósfera.

  • Arrancar el motor, sin pisar el acelerador.
  • Circular, siempre que sea posible, en las marchas más largas y a bajas revoluciones.
  • Intentar evitar frenazos, aceleraciones y cambios de marcha innecesarios. Debemos mantener la velocidad lo más uniforme posible.
  • Al decelerar, dejar rodar el coche sin reducir, frenar de forma suave y progresiva y reducir el cambio lo más tarde posible.
  • Apagar el motor en paradas prolongadas, de duración superior a un minuto.
  • Moderar la velocidad, ya que a velocidades altas (más de 100 km/h) el consumo se multiplica y disminuye además la seguridad en carretera.
  • Utilizar con moderación el aire acondicionado, cuyo uso aumenta significativamente el consumo de carburante.
  • Mantener los neumáticos con un una correcta presión de inflado, de esta forma realizamos un ahorro de combustible y ganamos en seguridad.

¡Entre todos podemos crear un futuro mejor!